Una de acabar libros

Sé que esto probablemente parezca  una idea absurda para muchos de vosotros, pero desde hace tiempo siento como si tuviera la obligación de terminar cualquier libro que empiezo a leer. Esto me ha hecho extremadamente reacia a leer cosas fuera de mi zona de confort…

Siempre he pensado que tenía que poner esfuerzo en terminar a terminar cualquier libro, aunque no me gustara, lo cual implicaba perder el tiempo en sí que me costaba leer dicho libro, y me impedía a su vez el leer otras cosas que tenía en mi pila de libros sin leer. Llegó un punto en el que era agotador para mí intentar elegir un nuevo libro, ya que me preocupabaconstantemente por el tiempo que perdería al tener que terminar algo que a lo mejor no iba a disfrutar.

Hace poco leí leí los dos primeros libros de un Mago en Terramar y me fascinó por completo con el mundo y la historia, así que decidí leer “La mano izquierda de la oscuridad” con la esperanza de saciar mi deseo de obtener más historias de Ursula K Leguin. Cuando llevaba un 25% del libro, me di cuenta de que no estaba disfrutando la historia, pero nuevamente sentí que le “debía” al libro el terminarlo, debido a mi amor por las obras originales.  Después de forzarme a continuar unas pocas semanas, al final me di cuenta de que ese libro no era para mí. Decidí, por primera vez, colocarlo en la estantería, sin terminar. Me sorprendió lo liberador que era hacerlo y me puse con un nuevo libro que me moría por leer desde hace tiempo y que me he acabado en dos días.

Es casi como si el hecho de saber que puedo dejar un libro sin terminar si no lo estoy disfrutando, haya ingrementado mis ansias de leer. Es una sensación bastante gratificante.¿A alguién más le ha pasado esto? ¿O todavía te sientes obligado a terminar algo una vez que lo has iniciado, incluso si no lo estás disfrutando?

Anuncios

¿Por qué hay culturas más individualistas que otras?

Los estadounidenses y los europeos se destacan del resto del mundo por nuestro sentido individualistico. Nos gusta pensar en nosotros mismos como únicos, autónomos, automotivados, hechos por nosotros mismos. Tal y como observó el antropólogo Clifford Geertz, esta es una idea peculiar.

Es más probable que las personas de otras partes del mundo se entiendan a sí mismas como entretejidas con otras personas, como interdependientes, no independientes. En esos mundos sociales, su objetivo es adaptarse y ajustarse a los demás, no destacar. La gente se considera parte de un todo más grande: hilos en una red, no solo jinetes en la frontera. En Estados Unidos, tienen una expresión que dice “la rueda que chirría recibe la grasa”. En Japón, la gente dice que “el clavo que asoma recibe martillazo“.

Estos son tan solo unas pinceladas sobre el tema que estamos tocando, pero esta investigación muestra que estas dos mentalidades tienen consecuencias de gran alcance. El psicólogo social Richard E. Nisbett y sus compañeros descubrieron que estas diferentes orientaciones sobre la independencia y la interdependencia afectaban el procesamiento cognitivo. Por ejemplo, es más probable que los estadounidenses ignoren el contexto y que los asiáticos le presten atención. Si le muestras una imagen de un pez grande nadando entre otros peces y hojas de algas marinas a un estadounidense, éste recordará primero el pez central único. Eso es lo que queda grabado en su mentes. Los espectadores japoneses comenzarán su recuerdo con el fondo. También recordarán más las algas marinas y los otros objetos en la escena.

 

Continúa leyendo ¿Por qué hay culturas más individualistas que otras?

Reseña: Las tumbas de Atuan (Historias de Terramar #2)

En 1971, tres años después de publicar “Un mago de Terramar“, Ursula K. Le Guin sacó “Las tumbas de Atuan” (“The tombs of Atuan”), la segunda entrega de la trilogía original de Terramar. Probablemente hayáis leído o escuchado en algún lugar que si pones una rana en una olla llena de agua y la pones a hervir, la rana no se dará cuenta de lo que está pasando hasta que sea demasiado tarde. Eso dicen. Bueno, Ursula K. Le Guin escribe de esa mismo forma: abres el libro pensando que vas a nadar y no notas que el agua se está calentando hasta que te quema. Te hervirá vivo, y lo hará con palabras.

AtuanLa historia  no empieza justo donde lo dejamos en el anterior libro sino que estamos en una zona dinferente de Terramar, con otra gente, otra cultura y otras creencias diferentes de las del primer libro.  Como secuela es atípica. Ya no sólo porque prescinde de cualquier personaje del primer libro hasta muy avanzado éste, sino porque parece diseñado para constituir su opuesto. Así, allí donde aquél presenta un viaje iniciático, que lleva a su protagonista por todo el archipiélago de Terramar, la acción de su continuación se circunscribe casi por completo a un pequeño complejo religioso, que alberga el ancestral laberinto de los Sin Nombre, así como el más moderno templo del dios-rey del Imperio Kargo.

Los primeros capítulos de este libro son un poco confusos y aburridos. Sin embargo, de la oscuridad de esos capítulos y de las profundidades del laberinto, surge una historia de redención, sufrimiento humano y voluntad, una voluntad de vencer el gran mal cuando sucumbir a la oscuridad hubiera sido un camino mucho más fácil. Lo mejor del libro como siempre son los personajes que en todos los casos tienen un arco de desarrollo impresionante y que de verdad he disfrutado un montón. Me gusta mucho como la autora refleja el crecimiento de Tenar, desde su niñez hasta su edad adulta, y como su comprensión del mundo que la rodea aumenta.

Continúa leyendo Reseña: Las tumbas de Atuan (Historias de Terramar #2)

Una de videojuegos: To the moon

to-the-moon-screenshot-wallpaper-title-screen
Creado por / Create By: Freebird Games
Año / Year: 2011
Plataforma / Platform: Windows
Genero / Genre: Psicológico, Surreal.
Origen / Origin: USA
Duración aproximada: 4:30 horas

 To The Moon [ 4,99 €] es una experiencia que depende casi por completo de la forma en que se desarrolla su historia y de la música excepcional que la respalda. Desvelar de qué va la historia, más allá de la premisa, sería arruinarle el juego a cualquier jugador potencial. Y si bien puedo ofrecer todo tipo de elogios sobre la banda sonora, es dificil poner en palabras lo mucho que me ha impactado este juego.

To The Moon es un viaje increíble a través de los recuerdos de un hombre que ha llegado al final de su vida, y siempre y cuando no te importe el hecho de que la jugabilidad no implica mucho más que andar por ahí y al hacer click en las cosas, deberías darle una oportunidad a esta gema. Se trata de un juego de aventura con algunos elementos de rompecabezas sencillos.

to-the-moon-screen-111

En caso de que no esteis familiarizados con el tema principal de  To The Moon, os lo resumiré. En un futuro no muy lejano, existe una tecnología que permite a las personas modificar sus recuerdos. La compañía que está detrás de esta tecnología lo ofrece como un servicio para otorgar deseos a aquellos a los que les queda muy poco de vida, permitiendo a esas personas la oportunidad de abordar virtualmente cualquier remordimiento que puedan tener o cumplir sueños que nunca tuvieron. Sin embargo, esta tecnología no puede crear recuerdos así como así. Más bien, se hace una copia de ciertas partes de los recuerdos de una persona y unos agentes especialmente capacitados le dan a la persona un pequeño el empujón que necesita para cambiar el rumbo de su nueva vida.

La historia es maravillosa. Es profunda, emocional, preciosa…. La estructura de la historia sigue orden cronológico inverso, ay que para modificar los recuerdos del paciento primeor es necesario navegarlos desde el más reciente hasta el más antiguo.  Te hará preguntarte el cómo y por qué de varias cosas, solo para retroceder un poco en el tiempo y obtener tal vez una respuesta o dos junto con otra pregunta. A lo mejor piensas que has averiguado hacia dónde iban las cosas y de pronto se descubre un nuevo detalle, una nueva explicación. Y cuando finalmente se entreteje todo y todo llega a un punto crítico, es difícil no sentir algo por estos pequeños grupos de píxeles.

screen696x696-95

evanneil

Bajarse del burro

En español tenemos un montón de expresiones similares con el burro como protagonista: “bajarse del burro”, “apearse del burro” y “caerse del burro”. A todas ellas se le atribuye el significado de que alguien reconocer que ha errado en algo.
Esta definición parece indicar que quien se apea del burro actúa motu proprio y hasta de forma graciosa, matices que están ausentes en el uso habitual de la expresión que, más bien, apunta a que acepta hacerlo después de un tiempo de resistirse a ello.
En cualquier caso, al utilizar esta expresión, además de indicar que se ha producido una rectificación también damos a entender que anteriormente había habido un empecinamiento en el error. Esta circunstancia, caracterizada más por el orgullo que por la falta de capacidad, es bastante frecuente.
Sin embargo, en esta vida uno debe saber bajarse del burro  cuando es necesario. Para rectificar el curso de las cosas es necesario reconocer nuestros errores a tiempo, evitando así situaciones complicadas que no sólo acarreen consecuencias negativas sino que además vengan a dañar nuestra imagen y credibilidad de manera irreversible. Los errores generalmente se perdonan (o, al menos, se olvidan) pero el empecinamiento en los mismos merece un juicio menos clemente.
En inglés existen dos construcciones verbales para expresar esa idea de reconocer un error tras oponer cierta resistencia: to climb down (descender) y to back down (echarse hacia atrás). Se puede utilizar también climb-down o climbdown como sustantivo.
Ejemplo práctico:
  • Después de todo el lío, al final se tuvo que bajar del burro y reconocer que nuestras estimaciones de ingresos eran mucho mejores que las suyas. After all the fuss, in the end he had to back down and admit that our revenue projections were much better than his.
  • El Primer Ministro se tuvo que bajar del burro porque muchos de sus propios diputados se opusieron a su propuesta. The Prime Minister had to climb down because there was much opposition to his proposal from the members of his own party.
Es bastante frecuente que el empecinamiento en el error se convierta casi en lo que en otro tiempo se llamaba una actitud vital. Es decir, una superioridad basada en el desprecio a los demás y en una confianza desmesurada en uno mismo, que hacen casi imposible el diálogo y la rectificación.
En estos casos podemos utilizar una construcción inglesa (to get off one’s high horse) que incorpora una imagen similar a la de la expresión española que nos ocupa aunque con un sentido algo diferente o, al menos, mucho más específico.
Ejemplo práctico:
  • Espero que la caña que le dió el jefe sirva para que baje al mundo de los mortales y empiece a tener en cuenta lo que dicen los demás. I hope the stick he got from the boss will make him get off his high horse and start listening to what others have to say.

Una de embarazos japoneses

¿Sabíais que en Japón un embarazo dura 10 meses?

Aunque probablemente no sea lo que te piensas.

Los embarazos en todo el mundo, Japón incluido, duran unas 40 semanas. La diferencia es la manera de contar estos meses.

En el mundo occidental, el embarazo se cuenta por meses calendario. Cada mes, tiene entre 4 y 5 semanas de duración (con la excepción de febrero, al que le gusta ser diferente).

En Japón, el embarazo se divide en 10 “meses” de 4 semanas.

Como me costó un poco entenderlo, os triago esta tabla:

 

Ambos sistemas tienen sus ventajas: contar con meses calendario hace que la estimación de una fecha del nacimiento sea mucho más fácil. Además, los trimestres se dividen más fácilmente en 3 períodos de 3 meses. Con la manera japonesa, siempre sabrás qué mes estás sin tener que consultar el calendario

Afortunadamente, ambos países también cuentan embarazos por semanas, así que si eres un occidental embarazado en Japón, ésa sería la forma neutra de contar tu embarazo.

El síndrome de estar siempre ocupado

Todos tenemos cosas que hacer. Es un hecho. Gracias a internet y a los smartphones, todo el mundo está disponible constantemente. Pero, ¿alguna vez te has dado cuenta de que precisamente las personas que más mencionan que están muy ocupadas son, de hecho, las menos eficientes? Estar muy ocupado no indica necesariemente ser eficiente o  tener éxito. A algunas personas les gusta contarles a todo el mundo lo ocupados que están, para que nadie les pida hacer nada más. A otras personas les gusta dar la impresión de estar muy ocupadas porque es su forma de sentirse importante. Si tú también te sientes muy ocupado, o te das cuenta que eres de los que dicen que estás demasiado ocupado, seguramente el problema sea que no sabes administrar tu tiempo de forma adecuada. A continuación voy a dejaros algunos consejos útiles para conseguir ser más eficiente y mantener una cierta estabilidad mental en tu día a día.

shutterstock_234655666

No digas que sí a todo lo que te piden en el curro: si tienes más trabajo del que puedes manejar,  no aceptes otra tarea solo para complacer al jefe. Si lo haces, tu efectividad disminuirá porque tendrás que dividir tu energía en diferentes proyectos en lugar de ponerla todo en uno y terminarlo bien.
– 
Busca tiempo para los amigos y la familia: sé consciente del valor de sus seres queridos, haz siempre un hueco para pasar tiempo de calidad con ellos. No todo se trata de trabajar. Tienes que recargar las pilas de vez en cuando, y el pasar tiempo con amigos y familiares es perfecto para eso. Haz algo más que trabajar y llama a tus seres queridos.
– 
Prioriza: prioriza las tareas y no pierdas el tiempo con cosas innecesarias. Por ejemplo; no revises constantemente el correo electrónico o Facebook. No sientas que estás obligado a responder inmediatamente  a los mensajes. Termina primero aquello en lo que estés trabajando y luego responde los correos electrónicos o devuelve las llamadas. No puedes hacerlo todo a la vez.   

No permitas que otros te distraigan: concentra toda tu atención en la tarea en la que estás trabajando y no permita que sus compañeros de trabajo ni nada más lo distraiga hasta que termine esa tarea o hasta su hora de descanso. Si pones toda tu energía solo en la tarea en la que estás trabajando, verás que tardarás menos tiempo en completarla.
Duerme lo suficiente y haz una pausa programada: si no duermes lo suficiente y se siente cansado el día siguiente, no podrás trabajar tan eficientemente como te gustaría. Trata de ir a la cama más temprano para conseguir al menos 7-8 horas de sueño. También es una buena idea hacer pausas durante el día para refrescar su mente y mantenerse alejado de su escritorio. Esto te ayudará a mantenerte más motivado y, al final, terminarás tus tareas más rápido.