Bilingüismo en las aulas, ¿sí o no? — La Escritora Nómada

 

[…] Esto ocurre y ocurrirá cada vez más porqué metemos el dichoso bilingüismo con calzador, cuando no hay ni profesorado, ni alumnado, ni progenitores, ni instalaciones, ni sistema preparados para tal cosa. Es como intentar instalar el Candy Crush Saga en un Nokia 3310, que sólo puede ejecutar el Snake. Antes de exigirles a los alumnos que adquieran conocimientos de diferentes materias y que los expresen en más de una lengua, hay que pensar si los profesores son capaces de prepararles para tal cosa. Si los profesores no pueden seguir el ritmo, estamos abocados a una espiral de fracaso escolar de la que saldrán alumnos frustrados que se acabarán convirtiendo en profesionales y en docentes frustrados. Vamos, como ahora, pero chapurreando inglés. […]

a través de Bilingüismo en las aulas, ¿sí o no? — La Escritora Nómada

El tema del bilingüisimo en España se trata con cierta desconfianza, y con razón. Hace un par de años, solía darle clases extraescolares de inglés a niños que iban a colegios bilingües. Los profesores,-que a saber si eran bilingues de verdad- se basaban en la máxima: “Si has aprendido tu lengua materna sin estudiar, sólo escuchando y repitiendo ¿Por qué no haces lo mismo con las segundas lenguas?“.  A los niños se les enseñaban todas las asignaturas en inglés: ciencia, literatura, matemáticas… y se evitaba a toda cosa explicar la gramática. ¿Consecuencia? Que los niños no se enteraban ni papa de lo que les decían, no conseguían asimilar el inglés y mucho menos el contenido. Para mejorar la situación de los niños los padres acababan contratando profesores privados para darles un empujón .

Otra cosa que no me explico es que todas las clases eran orales, pero el examen era escrito ¿?¿?¿?¿?¿?¿ Y todos sabéis cómo difiere la escritura del inglés con la pronunciación. Sí, les daban fichas de deberes para hacer en casa, pero claro, no sabían cómo leerlas. Un despropósito.

En primer lugar, en cuanto a la máxima de estos profesores, quería resaltar lo siguiente: cualquiera que tenga un mínimo conocimiento en la teoría de la adquisición de lenguas habrá oido hablar de la hipótesis del periódo crítico. Esta hipótesis, basada en argumentos fisiológicos y neuronales, sostiene que el aprendizaje de una lengua se hace mejor cuando uno es un bebé, ya que despué, el cerebro necesita recurrir a otras zonas del cerebro y readaptarlas para el nuevo tipo de aprendizaje y procesamiento lingüístico. 

Tenemos que tener en cuenta que un bebé normal y corriente se pasa un año entero únicamente con el input del  idioma que está aprendiendo, antes de conseguir producir ningún tipo de sonido coherente. Y dicho bebé, aprende de forma constante, casi cada minuto que está despierto. Los niños a los que le daba clases yo, tenían un horario mucho más apretado que incluía entre otras cosas, pensar y hablar en los idiomas que ya sabían.

Lo que intento decir es que no se puede esperar nunca aprender un idioma segundo de la misma manera en la que se aprendió el idioma materno. A menos que te cambies de país, claro. Las condiciones, el contexto no son los mismos. Una persona que ya ha adquirido una lengua materna, ya tiene ciertas conexiones neuronales creadas, y va a estar siempre pensando en su lengua materna. Para poder aprender un segundo idioma, su cebero tendrá que rehacer todas las conexiones que hizo en su momento. Lo cual es un proceso muy distinto al de aprender una lengua materna.

Anuncios

Una de libros

Mi yo del pasado solía decir que nunca jamás compraría uno de esos libros electrónicos. Que era la forma de destrozar la idea romántica del libro. Que el olor del libro, el paso de las páginas y la variación de peso, portada, papel utilizado, etc, eran mucho más importantes. ¿Más importantes que qué? Hoy me doy cuenta de que el placer que se siente al leer un libro físico es puramente materialista… lo verdaderamente importante es precisamente lo que está escrito, las palabras, el contenido. Yo respeto a aquellos que puedan tener una preferencia por los libros físicos, pero cuando éstos muestra intolerancia con la gente que usa libros electrónicos, mi cabeza los tacha automáticamente de personas non gratas. Como si por gustarte más leer un libro físico, fueras un mejor lector. Pues no, así no funciona.

trovadores255b1255dAntes de que los libros existieran como tal, las historias se transmitían a través de cuentos, de la expresión hablada. Cuando los libros físicos aparecieron, estoy segura de que todos los trovadores y cuenta cuentos de todo el mundo se llevaron las manos a la cabeza y juraron que los libros serían el apocalipsis de los poemas -que se escribieron para ser leidos en voz alta- y de la tradición oral. Tenían cierta razón. Con los libros, se ha perdido el arte de contar. Se ha perdido la voz, la cadencia, el ritmo, el poder de los gestos, de los ojos. Las pausas. Sí, seguro que lo puedes escuchar en tu cabeza cuando lees, pero escuchar a un profesional es una experiencia completamente distinta. Pero de todas formas, no importa cómo suceda la experiencia porque al final, lo que verdaderamente importa es el contenido, lo que se transmite.

AudiobooksHace unos meses descubrí el placer de escuchar audiolibros. Es una actividad bastante pasiva, puedes escucharlos mientras limpias, friegas, paseas, compras… He de decir que al principio me costó acostumbrarme. Digo pasiva, pero lo cierto es que requiere mucha concentración el estar constantemente recibiendo información y procesarla. Hablando con una compañera el otro día sobre mi nuevo descubrimiento, ella me dijo que le parecía que un audiolibro mata la imaginación, puesto que las voces de los personajes, el tono, y el ritmo, te vienen ya dados. Eso me chocó bastante, pero, aunque tiene cierta razón, lo cierto es que sí que se utiliza la imaginación, sólo que de otra forma. La manera en la que se cuenta una historia tiene un efecto  directo sobre la manera en que imaginas los personajes, el paisaje, las emociones… Puede que cierto elementos te vengan ya dados, pero la voz es poderosa.

El cine es también otro medio a través del cual contar una historia en imágenes y sonidos. Es en cierto modo, otra manera de contar. Sin embargo, muchos critican su pasividad y falta de imaginación. Obviamente si vas a ver una película con la idea de lo que sentiste cuando leiste el libro, te vas a decepcionar, porque son experiencias completamente diferentes. Aún así, yo pienso que todas estas formas diferentes de disfrutar de una historia no son excluyentes, sino que son una manera de enriquecernos culturalmente. Y quién sabe, quizá en el futuro se aparezca un nuevo soporte de transmisiónir  de historias. Y estoy segura de que como muchas otras, recibirá muchas críticas.

Bromas de todos los colores

  • Para los que trabajáis en sitios que dan mal rollo (Sótanos, edificios viejos… etc). Todos los días moved unos centímetros uno de los muebles -cambiad de mueblecada día-. A ver cuánto tardan vuestros compañeros en darse cuenta.
  • Si tienes vecinos que tienen cierta manía por dejar notas quejándose de cosas, o pidiendo/exigiéndolas, nunca falla el añadir algunos signos exclamativos al final de sus frases. Nunca. Sólo para hacer que parezcan un poco más agresivas.
  • Cuando estés comiendo con alguien, y tu amigo se levante a por una bebida/al baño, mueve su plato 180 grados. No se dará cuenta inmediatamente pero se quedará pensando que hay algo raro.
  • Cuando estés caminando delante de alguien y vayas a girar la esquina, camina super rápido durante los primeros segundos, mientras no os ven. Para cuando giren ellos la esquina, estaréis uno 10-20 metros en frente.
  • Para los profesores: esto me lo hicieron a mí una vez. Si sois jóvenes y podéis pasar por estudiantes, el primer día de clase sentáos en un asiento de estudiante, leyendo un libro y sonriendo a los que vayan entrando. Una vez hayan pasado cinco minutos, cuando los estudiantes empiecen a ponerse nerviosos por la falta del profesor, levantáos y comenzad enseñar. Infalible.
  • Si alguien se deja el ordenador encendido: modifícale la velocidad del cursor del ratón y el intervalo de tiempo para el doble click.
  • Para cualquier estudiante. Tengo un amigo que, cuando tenía que entregar un trabajo, siempre entregaba dos. Uno suyo, y otro de un estudiante que no existía. Después de un tiempo la profesora empezó a preguntar por el estudiante fantasma, y a volverse loca porque no lo encontraba en la lista de alumnos. Pidió una lista actualizada, pero el alumno en cuestión tampoco estaba en esa, obviamente, porque no existía. Al final, mi amigo se lo acabó contando a más gente y la profesora se dio cuenta de que algo olía mal por las risitas que soltaban éstos. Buena jugada.
  • Justo antes de un examen, pregunta a tus compañeros cosas que no existen. ¿Cual era esa vena enorme que va de los dedos de los pies ha la oreja?
  • Si hay alguien que por la razón que sea, no te cae bien: cada vez que tengas que hablar con ellos, llamadle por un nombre diferente.
  • Si alguien se deja el ordenador  encendido: Installa la extensión chrome  XKCD y después oculta la extensión. Con esta extensión podéis congfiruar un filtro que modificará ciertas palabras como tu quieras. Yo intento hacerlo de manera sutil para que no afecte al trabajo de mi amigo. Por ejemplo, el nombre de mi amigo es Juan, así que lo he configurado para que cambie a Juamm. Él es el único que puede ver el cambio.  Otras palabras que he cambiado:
      • Photoshop = Frodoshop
      • Chino/china= Maori (porque le gusta encargar comida china)
      • Pollo  = Lobo

Conforme pase el tiempo, iré añadiendo palabras más obvias para ver cuánto tarda en darse cuenta.

  • Reeemplazar todas las imágenes de Chrome con una imagen random de Nicholas Cage
  • Mi juego favorito: se trata de ir dándole cosas a la personas con la que estás hablando. La otra persona las irá cogiendo sin darse cuenta. Se trata de una respuesta automatizada que tiene tu cerebro, cuando ves que alguien va  a darte algo, lo coges. No cogerlo te dejaría en una situación incómoda. El juego consiste en ver cuántas cosas le puedo dar a la otra persona antes de que se cuenta de que está rodeada de saleros, cucharas, grapadoras y vasos. ¡Probadlo!