Una de embarazos japoneses

¿Sabíais que en Japón un embarazo dura 10 meses?

Aunque probablemente no sea lo que te piensas.

Los embarazos en todo el mundo, Japón incluido, duran unas 40 semanas. La diferencia es la manera de contar estos meses.

En el mundo occidental, el embarazo se cuenta por meses calendario. Cada mes, tiene entre 4 y 5 semanas de duración (con la excepción de febrero, al que le gusta ser diferente).

En Japón, el embarazo se divide en 10 “meses” de 4 semanas.

Como me costó un poco entenderlo, os triago esta tabla:

 

Ambos sistemas tienen sus ventajas: contar con meses calendario hace que la estimación de una fecha del nacimiento sea mucho más fácil. Además, los trimestres se dividen más fácilmente en 3 períodos de 3 meses. Con la manera japonesa, siempre sabrás qué mes estás sin tener que consultar el calendario

Afortunadamente, ambos países también cuentan embarazos por semanas, así que si eres un occidental embarazado en Japón, ésa sería la forma neutra de contar tu embarazo.

Anuncios

Una de té

Hoy he aprendido que si el té llego a un país a través del mar, ese país lo llama “tea”. Mientras que si llega por tierra, entonces se le llama “Cha” (Como en Portugués). (*Esto es porque los puestos de Fujian y de Taiwan utilizan la pronunciación costera “te”, mientras que el Mandarín utiliza “Chá”)

aaaaDTYAjAXWsAAH4o5

Datos curiosos pero ciertos

  • El 90% de la población humana vive en el hemisferio norte.
  • Hay un tipo de setas que sólo crece en el hemisferio norte el cual tiene propiedades alucinógenas, pero también tiene ciertos elemetos químicos que podrían hacer enfermar al que lo consume.Sin embargo, si un reno consume la seta  y sobrevive, su urina tendrá propiedades alucinógenas. En otras palabras, hay algunas culturas que se dedicaban a beber pipí de reno para drogarse. Más información -en inglés- sobre animales que se drogan.
  • Hay más árboles en la Tierra, que estrellas hay en la Vía láctea
  • El pedo de una ballena azul es lo suficientemente grande como para que un caballo quepa en él.
  • China tiene un exceso de población de 1 billón de personas… mientras que tan sólo menos de un millón son inmigarntes. Esto le da a China el porcentaje mundial mas bajo de inmigrantes -menos incluso que el de Corea del norte.
  • Desde el momento en que se descubrió Pluto hasta el momento en el que dejó de considerarse un planeta, Pluto no llegó a dar una vuelta entera al sol.
  • La palabra “segundo” se llama así por ser la segunda división de la hora. El minuto, se llama así por ser la primera división de la hora y viene de la expresión latina minuta prima, que significa “primera parte pequeña”.
  • Entre Corea del Norte y Finlandia sólo hay un país.

Una de Phrasal Verbs

Fue un profesor de filosofía en la ESO quien hizo que me enamorara de la etimología y comenzara a interesarme por muchos temas lingüísticos. Uno de ellos fue fijarme en que los “phrasal verbs” del inglés, por ejemplo, los tenemos también en todas lenguas latinas. Hablo de unir una preposición a un verbo para formar otro significado distinto. Que la preposición vaya separada o no es lo de menos.

Cojamos cualquier verbo castellano: “poner”. Los latinos le añadían preposiciones delante para formar nuevos verbos con significados distintos. La mayoría de ellos perduran hoy en el castellano: aponer, componer, deponer, disponer, exponer, proponer, reponer, suponer… Y los derivados son infinitos: depósito, presupuesto, apuesto, proposición, supositorio…

El alemán también tiene sus “phrasal verbs”. Algunas veces su formación coincide con las latinas. Así ocurre en estos dos casos:
– Ausstellen / exponer (aus = ex; stellen = poner).
– Vorsitzen / presidir (vor = pre; sitzen = seer, sedēre)

¿No son fascinantes las coincidencias? Habrá quien diga que es normal que dos idiomas coincidan en la forma de expresar una misma idea. Por ejemplo, la idea de “península” en latín es “casi isla” (paene + insula), mientras que en japonés (半島) y en turco (yarımada) la idea coincidente es “medio isla”.

Me voy a quedar en el turco porque en esta lengua la forma de crear nuevos verbos es diametralmente distinta a la que expresé al inicio. Los turcos no añaden preposiciones a sus verbos para crear nuevos verbos. Lo que para nosotros son verbos completamente distintos, en turco pueden ser formas de un mismo verbo:
– Enseñar y aprender: öğretmek, öğrenmek.
– Entender y explicar (hacer entender): anlamak, anlatmak.
– Morir, matar (hacer morir), mandar a matar, ser matado: ölmek, öldürmek, öldürtmek, öldürülmek,
– Vestir o llevar puesto (to wear), vestir (to dress), ser vestido (to be dressed), vestirse: giymek, giydirmek, giydirilmek, giyinmek.
– Volar, pilotar (desde dentro) y hacer volar (desde fuera): uçmak, uçurmak, uçurtmak.

Dicen que la divinidad entregó la lengua turca a los hombres de las estepas de Asia Central. Yo lo creo firmemente. Desde luego su forma de agrupar significados y derivar otros nuevos me parece mucho más predecible que el capricho de los “phrasal verbs” de las lenguas indoeuropeas que conozco.