Una de fonética inglesa

La pronunciación es uno de los aspectos más ignorados a la hora de aprender idiomas, y es un hecho que, para los hablantes de muchas lenguas, puede terminar siendo una desventaja importante.
¿Por qué se suele tener una mala pronunciación?
Pongamos como ejemplo el castellano, idioma fácil de pronunciar donde los haya.Sólo tenemos 5 fonemas vocálicos (El inglés tiene 12, el francés 16, el alemán 13), y ya ni nos pongamos con los consonánticos.
Es esta facilidad la que hace que nos encontremos con muchas dificultades a la hora de pronunciar otros idiomas, al menos si queremos hacerlo bien. Ésto da lugar a que, si somos perezosos, nos salga nuestro característico acento, reconocido internacionalmente y a distancia (porque lo de hablar a volúmenes superiores a la media no es un simple estereotipo, es una verdad como un castillo).
Otro factor que dificulta una correcta pronunciación es la velocidad a la que hablamos (No en vano han catalogado al castellano como a uno de los idiomas más rápidos). Por supuesto, cuando cambiamos de idioma, especialmente si ya tenemos un poco de fluidez, lo intentamos hacer a la misma velocidad, lo cual hace que la pronunciación se vaya a tomar viento fresco (por no hablar de las incorrecciones gramaticales y léxicas).
Sumando a esto está otra diferencia fundamental: el ritmo del español. En español, todas las sílabas tienen la misma fuerza y  longitud. En inglés, por ejemplo, esto no es así, ya que se rige por las reglas del compás rítmico. Esto significa dos cosas, primero, que  las sílabas con el golpe de voz serán más largas que las átonas. Y segundo, que ciertas palabras tendrán más fuerza que otras.
Finalmente, una de las mayores desventajas en busca de una buena pronunciación se debe al factor social. Está como mal visto muchas veces tener interés e intentar pronunciar las cosas de manera correcta, suenas demasiado pijo, sofisticado, nerd… Es mucho mejor pronunciar como la mayoría, sin esforzarse, y que suene nuestro acentaco.
¿Cómo se posiciona la gente?
1: La pronunciación no importa: hablamos a la española
2: Estado de confusión
 3: Tras comprender la importancia de la pronunciación, ¡¡vamos a ello!
¿Es importante la pronunciación?
Pues sí, es bastante importante, y no es tarea fácil. Con la opción 1 no se nos entiende (otros castellanoparlantes sí, pero el resto del mundo no, salvo que estéis todos de fiesta bien contentos).
No es cuestión de que el objetivo número 1 a la hora de aprender una lengua sea pronunciar como un nativo. Eso es algo complicado, que implica muchísima práctica, y probablemente una buena inmersión lingüística. Pero sí conviene hacer el esfuerzo, intentar deshacerse de la parte más fuerte del acento nativo e intentar pronunciar de manera correcta.
¿Cómo mejorar la pronunciación?
  • Escuchando con atención: Porque sólo oír no es suficiente, es necesario prestar atención para aprender las reglas de pronunciación, y ya de paso, aprender a identificarlas, especialmente en las primeras fases de estudio de un idioma. Recomendaría además tener de manera escrita lo que está escuchando, especialmente en el caso de series / noticias… para mejorar la asociación de sonidos.
  • Repitiendo: Porque ver vídeos de kung-fu no hace que seas un experto en kung-fu. Si es posible, también ayuda grabarte mientras pronuncias, escucharte, y comparar con la pronunciación original, para así ver de manera más clara dónde están los fallos.
  • Aprendiendo la fonética del idioma: El paso más aburrido, lo sé, pero ayuda a asociar los sonidos con grupos de letras y hace que mejore bastante la pronunciación, además de poder aprender a leer cómo se pronuncia una palabra si la encontramos en el diccionario.

Posibles fuentes para escuchar: Afortunadamente hoy en día no andamos escasos de recursos gracias a Internet. Forvo, Wiktionary, películas (dobladas en el idioma a estudiar si no es versión original, y con subtítulos en ese mismo idioma), canales de noticias, series, podcasts… Servicios de idiomas online como Languagepod101 también cuentan con servicios para grabarte y comparar la pronunciación con la de nativos.

Pro-tip  

Por favor, por favor, por favor. Si queréis mejorar vuestra pronunciación en inglés, necesitáis informaros sobre el fenómeno de la vocal SCHWA, que es la vocal que se utiliza más en inglés, con diferencia. Y que el español no posee, con lo cual se nos hace dificil reproducirla.

La schwa es el sonido vocálico más común en inglés. Se trata de un sonido vocálico muy breve y neutro y, como todas las vocales, su calidad precisa varía según las consonantes adyacentes. Corresponde a la vocal inacentuada en muchas sílabas inacentuadas, como la a en about, la o en synonym, er en teacher o la or en doctor, etc. Por lo general, se describe como el sonido estadounidense “uh” o el británico “er”. En la pronunciación general del inglés estadounidense, la schwa es una de los dos sonidos vocálicos que se pueden convertir en vocal aproximante [ɹ], el sonido en palabras con sílabas “er” átonas, como en dinner, etc. En la mayoría de las variedades del inglés, el schwa sólo se da en sílabas átonas, pero en el inglés de Nueva Zelanda y de Sudáfrica, el sonido vocálico frontal laxo (como en la palabra bit) ha cambiado a abierto y posterior, con lo cual, en la actualidad, se asemeja a la schwa. En estos dialectos, este sonido presenta variantes tanto átonas como tónicas.

VIDEO EXPLICATORIO (En inglés)

1) Un punto interesante que hacees que la vocal schwa /ə/ es el único sonido en palabras tales como “a”, “the”, “of” y “that”. Practica estas palabras tan comunes. Ponte el video otra vez y vuelve a repetirlas hasta que las pronuncies a la perfección.

2) Súper importante: este sonido aparece en casi todas las palabras que contienen más de dós sílabas.

3) Nuestra particular profe considera que es imprescindible aprender a pronunciar este sonido si queremos pillar el acento y ritmo de la lengua inglesa. I agree with her 100%.

4) Otro punto significativo: es un sonido “unstressed”, es decir que, nunca va acentuado, siempre formará parte de una sílaba átona.

5) Y finalmente nos pone el ejemplo de “a cup of tea” / ə ‘kʌpə tiː/: una taza de té. Escucha y repite cómo lo dice ella y aprenderás a pronunciar la temida schwa.

 

Anuncios

Cuando tu pareja no habla tu idioma….

Como algunos sabréis, mi prometido es estadounidense. Él está aprendiendo español, pero aun tiene bastante que mejorar. En esta entrada me gustaría contaros algunos de los problemas que surgen en el día a día cuando tu pareja no hispanos parlante, visita tu país.

1. Tu madre tiende a hablarle como si fuera sordo.
Claro. Cae de cajón.

2. Tu madre tiende a hablarle como si fuera un niño pequeño.
El lenguaje que utilizamos con los niños es muy artificial, no sigue las reglas gramáticas convencionales, ni muchas veces de lógica, y es más complicado de seguir para un extranjero.

Con todo, los malentendidos no siempre terminan en confusión. Yo he llegado a escuchar a mi madre y a J. teniendo una conversación muy interesante sin mi ayuda, para luego descubrir que estaban hablando de cosas diferentes y los dos habían interpretado lo que el otro decía a su propia manera.

3. El caos de los gestos españoles.i-5744-cg-32713-1
Muchos dirán, con gestos se entiende la gente. Pues no. El gesto de hincar los codos, no significa “estudiar” en todas partes. Abrir y cerrar la mano en un puño para indicar mucha cantidad de algo… tampoco funciona en otros paises. Estos son sólo algunos de los ejemplos, pero hay un montón, y la cara de J. siempre es un poema cuando sucede.

 

4. Tus amigos se intentan comunicar con él.
En españa nos conocen porque nuestro nivel de inglés, en general, no es muy bueno. Esto deriva a que mis amigos recurren a mí muchas veces para ayudarles a expresar sus ideas en inglés y poder comunicarse con J., lo cual esta bien salvo cuando mis amigos son especialistas en un tema (ej. Leyes, ciencia, medicina) y me preguntan cómo decir en inglés términos muy específicos que no sé ni siquiera lo que significan en Español.

¿Pero tú no eras filológca? Sí, lo que no soy es física, ¡leñe!.

O cuando me piden traducir una palabra, y pido un contexto, pero me responden. “No, me refiero a cómo se dice en general, en general”. ¡Así no funciona!

5.No tienes vacaciones. Estar traduciendo para tu prometido, tu familia, y tus amigos, las 24 horas del día, cansa. Y mucho. Especialmente porque suele ser durante mis vacaciones, que es cuando voy a España. Es decir, hago de todo menos descansar. Consecuencia: se me pone un mal humor del copón. Muy poca gente entiende esto.

6. Todo el mundo quiere se el primero en mostrarle a tu pareja algo. Ya sea el mejor restaurante de hamburguesas de la ciudad -que ya vale… ir a España de vacaciones y acabar en una hamburguesería… ¡llevadnos de tapeo!- , o la comida más extraña de nuestras tierras -caracoles, oreja de cerdo, sesos…- parece que se convierte todo en una competición para ver quien es el primero en ver la reacción de J. a estas cosas.  Por suerte, a él encaaaanta probar cosas diferentes así que no tiene mucho problema. Después de todos estos años, J. ha probado ya de todo y se puede ver la frustración de mis amigos al no conseguir encontrar algo que todavía no haya probado jejeje

img_manera_de_cocer_los_sesos_20996_600

Aún así, la verdad es que si no fuera por estas pequeñas anécdotas nuestras vidas serían muy tristes. En Septiembre estamos planeando volver a España, porque a J. le han admitido en una universidad española. Con suerte, a J. no le costará demasiado pillar el idioma -lleva ya varios meses estudiandolo a saco- y la mayoría de estos problemas se disiparán. Ya tenemos ganas de ver el sol a diario y tomar cervezas al aire libre. Ah sí, y a ver a la familia y amigos, claro.