Una de la evolución de la lengua

¡Te doy la bienvenida al vigesimosegundo episodio del podcast Historia y etimologías del castellano! Este podcast es posible gracias al apoyo que recibo de los suscriptores de los Videocursos de Lingüística y Humanidades, en los que explico personalmente la teoría y la práctica de temas como fonética, indoeuropeo, lingüística, mitología, ortografía, latín desde cero, sintaxis…

a través de 22.— Mensaje de un lector indignado por la destrucción de la lengua — delcastellano.com

Antes de empezar quiero dejar claro que hay dos tipos de formas de ver el idioma: la prescriptivista y el descriptiva.

Un prescriptivista será aquel que opine que una lengua tiene ciertas reglas que jamás deben romperse. Un prescristivista jamás aceptará que la RAE introduzca en el diccionario palabras como COCRETA, SETIEMBRE, XX. -Ahora, lo más probable es que digan MURCIÉLAGO y OSCURO, y no reconozcan que solía ser vulgar- 

En el artículo que cito, la persona que escribe el e-mail, es obviamente prescriptivista.

Lo difícil de la posición prescriptivista es intentar controlar que todo el mundo hable igual. Una ardua tarea cuando en el caso del Español, ya que tiene tantísimos habitantes repartidos en diferentes países, regiones, clases sociales, y antecedentes lingüisticos.

Un descriptivista será aquel que observe la lengua, la manera en que se comunican los seres humanos y transfieren significados, y lo plasme en un papel. Es lo que esta haciendo la RAE al añadir al diccionario estas palabras que suenan un poco mal. Lo difícil para este grupo es discernir ¿Qué fórmulas deben considerarse ahora que están lo suficientemente extendidas como para considerarlas parte de la evolución de la lengua?

Todas las lenguas están en una constante evolución.

Desde tiempos del latín, la lengua ha estado en constante estado de vulgarización. Es así como se ha creado el Español (No hablamos más que una versión vulgarizada del latín), y todas las demás lenguas romance. Esto ha sucedido a raíz de fallos, equivocaciones, y malas pronunciaciones de los usuarios de una lengua. Ha sido así siempre y lo seguirá siendo. Un ejemplo muy sencillos es cómo OCULUS se vulgarizó y se convirtió en OJO. Como este ejemplo hay miles.

En primer lugar se produjo la caída de la S final con la conversión de la U precedente en O, de manera que tenemos enseguida ÓCULO. Muy pocas palabras han conservado esta U final latina, y las que lo han hecho ha sido por influjo de la lengua escrita o culta, más conservadora, por cierto, que la hablada: espíritu, ímpetu y tribu, por ejemplo. […]

Si seguimos la evolución de la raíz latina ÓCULO, observaremos el fenómeno de la desaparición de la vocal interior átona, que se llama síncopa, en este caso U, lo que hace que se convierta en OCLO; este grupo consonántico CL de nueva creación romance se resuelve en castellano dando origen a una J: OJO, mientras que en gallego tenemos ollo (olho en portugués) y en catalán ull. No siempre sucedió así, pues tenemos palabras como MIRÁCULUM o SAÉCULUM que evolucionaron a milagro y siglo sonorizándose la consonante C en G, pero son la excepción que confirma la regla, y se explican por el influjo conservador de la lengua escrita, perteneciendo estas palabras al registro culto de textos neotestamentarios y considerados sagrados.

Fuente: http://gregorio-montesdeoca.blogspot.com.es/2013/07/oculus-i.htm

Mi posición es que no puedes controlar la evolución de una lengua (prescriptivismo), eso es una tarea imposible. Pero tampoco puedes “aceptar” cada pequeña irregularidad que sucede en un idioma -especialmente porque muchas veces son modas pasajeras no duraderas-. Y lo más importante: incluso cuando sean “aceptadas”, mi opinión es que debería (y la RAE lo hace) aceptarse como parte del registro informal (Ya que es la manera en la que suceden en su mayoría).

Es decir, si hay un fenómeno que sucede en una lengua, que no es técnicamente correcto, pero una gran mayoría de personas lo emplea, lo ENTIENDE y a sus oidos no suena incorrecto… eso significa que ha sido asimilado por la población de la lengua y forma parte de ella.

Sí, a los más educados nos rechinarán los oidos. Pero será una palabra que se utiliza, que tiene un significado (en un registro informal). Y por todas las razones que he dado, debería ser  catalogada en el registro informal de la lengua.

Sé que no todo el mundo estará de acuerdo conmigo, estoy abierta a otras opiniones y puntos de vista. Cualquier cosa, ¡escribidme un comentario!

 

Cuando tu pareja no habla tu idioma….

Como algunos sabréis, mi prometido es estadounidense. Él está aprendiendo español, pero aun tiene bastante que mejorar. En esta entrada me gustaría contaros algunos de los problemas que surgen en el día a día cuando tu pareja no hispanos parlante, visita tu país.

1. Tu madre tiende a hablarle como si fuera sordo.
Claro. Cae de cajón.

2. Tu madre tiende a hablarle como si fuera un niño pequeño.
El lenguaje que utilizamos con los niños es muy artificial, no sigue las reglas gramáticas convencionales, ni muchas veces de lógica, y es más complicado de seguir para un extranjero.

Con todo, los malentendidos no siempre terminan en confusión. Yo he llegado a escuchar a mi madre y a J. teniendo una conversación muy interesante sin mi ayuda, para luego descubrir que estaban hablando de cosas diferentes y los dos habían interpretado lo que el otro decía a su propia manera.

3. El caos de los gestos españoles.i-5744-cg-32713-1
Muchos dirán, con gestos se entiende la gente. Pues no. El gesto de hincar los codos, no significa “estudiar” en todas partes. Abrir y cerrar la mano en un puño para indicar mucha cantidad de algo… tampoco funciona en otros paises. Estos son sólo algunos de los ejemplos, pero hay un montón, y la cara de J. siempre es un poema cuando sucede.

 

4. Tus amigos se intentan comunicar con él.
En españa nos conocen porque nuestro nivel de inglés, en general, no es muy bueno. Esto deriva a que mis amigos recurren a mí muchas veces para ayudarles a expresar sus ideas en inglés y poder comunicarse con J., lo cual esta bien salvo cuando mis amigos son especialistas en un tema (ej. Leyes, ciencia, medicina) y me preguntan cómo decir en inglés términos muy específicos que no sé ni siquiera lo que significan en Español.

¿Pero tú no eras filológca? Sí, lo que no soy es física, ¡leñe!.

O cuando me piden traducir una palabra, y pido un contexto, pero me responden. “No, me refiero a cómo se dice en general, en general”. ¡Así no funciona!

5.No tienes vacaciones. Estar traduciendo para tu prometido, tu familia, y tus amigos, las 24 horas del día, cansa. Y mucho. Especialmente porque suele ser durante mis vacaciones, que es cuando voy a España. Es decir, hago de todo menos descansar. Consecuencia: se me pone un mal humor del copón. Muy poca gente entiende esto.

6. Todo el mundo quiere se el primero en mostrarle a tu pareja algo. Ya sea el mejor restaurante de hamburguesas de la ciudad -que ya vale… ir a España de vacaciones y acabar en una hamburguesería… ¡llevadnos de tapeo!- , o la comida más extraña de nuestras tierras -caracoles, oreja de cerdo, sesos…- parece que se convierte todo en una competición para ver quien es el primero en ver la reacción de J. a estas cosas.  Por suerte, a él encaaaanta probar cosas diferentes así que no tiene mucho problema. Después de todos estos años, J. ha probado ya de todo y se puede ver la frustración de mis amigos al no conseguir encontrar algo que todavía no haya probado jejeje

img_manera_de_cocer_los_sesos_20996_600

Aún así, la verdad es que si no fuera por estas pequeñas anécdotas nuestras vidas serían muy tristes. En Septiembre estamos planeando volver a España, porque a J. le han admitido en una universidad española. Con suerte, a J. no le costará demasiado pillar el idioma -lleva ya varios meses estudiandolo a saco- y la mayoría de estos problemas se disiparán. Ya tenemos ganas de ver el sol a diario y tomar cervezas al aire libre. Ah sí, y a ver a la familia y amigos, claro.